Saltar al contenido.

Pequeña guía de Lune de Balrog en Español

Hola, soy Hanzo, y el día de hoy quiero compartirles una pequeña guía sobre Lune de Balrog, el juez del inframundo.

Entender a Lune puede tener un cierto nivel de complejidad, ya que como de costumbre, sus habilidades hablan de términos que no están necesariamente claramente explicados antes de ser mencionados. Espero que esta guía nos ayude a entender un poco mejor cómo funciona este personaje.

Primero veamos cómo lo describe el propio juego:

Lune de Balrog es un poderoso caballero de apoyo, pero una vez que se activan las Flamas de Balrog, también inflige daño considerable.

Comienzan los problemas: ¿Qué diablos son las Flamas de Balrog?

Bueno, antes de ver sus habilidades, creo que es necesario explicar algunas cosas. Como juez y dictador de sentencias en el inframundo podemos decir que Lune tiene dos papeles, el de “ángel” para los que fueron buenos en vida y el de “demonio” para los que fueron malos. La versión inicial de Lune es la versión “angelical” y durante la batalla es posible revelar al balrog, que es su versión “demoníaca”. Una vez que se hace la transformación de “ángel” a “demonio” no hay vuelta atrás por el resto de la batalla.

Durante su etapa “angelical” Lune puede aliviar, mejorar y proteger a las unidades aliadas, pero también castigar a las unidades oponentes, sin embargo, en su etapa “demoníaca”, todo gira alrededor de causar daño a las unidades oponentes. Esto es importante, porque como mencionamos antes, una vez que se activa su fase “demoníaca” no hay vuelta atrás, lo que significa que Lune ya no podrá proteger ni aliviar a las unidades aliadas. Lune tiene la capacidad de imponer marcadores sobre los oponentes para causar daño (Similar a como lo hace Orfeo, para aquellos que estén familiarizados con él), los cuales se muestran como una llama roja y llevan el nombre de marcas de Arder.

Estas marcas son la principal fuente de daño para Lune, y se pueden agregar con ataques a las unidades oponentes con una duración de 2 rondas de acción (o movimientos). Pueden ser purificadas por el oponente, pero también pueden ser renovadas mediante los ataques de Lune para mantener un nivel de daño importante.

Ahora que tenemos esta información será más fácil entender sus habilidades. Comencemos por analizar la primera de ellas:

VEREDICTO FINAL (ATAQUE BÁSICO) – COSTO: 0 PUNTOS DE ENERGÍA

El fuego de Lune quema todo el mal, inflige X% de DÑO al objetivo y añade una acumulación de arder a un enemigo que ya entró en acción. También actualiza la duración de las acumulaciones de arder de todos los enemigos.

Arder inflige Y% C.DMG al enemigo cada ronda durante 2 rondas de acción (se puede acumular hasta 5 veces)

Nivel 1: X=100% Y=60%

Nivel 2: X=105% Y=80%

Nivel 3: X=110% Y=80%

Nivel 4: X=115% Y=100%

Nivel 5: X=120% Y=110%

Arder: Pierde continuamente PS cuando ejecuta una acción. Se acumula hasta 5 veces.

En el primer enunciado no se menciona, pero el tipo de daño que causa Lune es cósmico.

Esta habilidad es un tanto curiosa, ya que normalmente los ataques básicos no suelen ser una prioridad para subir de nivel, sin embargo, es probable que queramos hacer una excepción en este caso.

El atractivo de esta habilidad es su capacidad de infligir daño ANTES de que las unidades oponentes con acumulaciones de Arder actúen. Con 5 acumulaciones (el máximo posible) se puede causar una buena cantidad de daño (A nivel cinco, 110% x 5 = 550% de daño), por lo que, si nos es posible, subir de nivel esta habilidad a nivel 4 o 5 resulta una buena idea. Para poder utilizar eficientemente este daño, se requiere de estrategias adicionales ya que de otra forma puede llevarse un buen tiempo hacer que el daño de Arder sea eficiente. Puesto que algunas estrategias dependen de otras habilidades de Lune y otras unidades aliadas, mencionaremos algunos ejemplos de estrategias para sacar el máximo provecho al daño de Arder según vayamos avanzando en la guía; por el momento, lo que es importante recordar es que entre más acumulaciones de Arder (hasta un máximo de 5) tenga una unidad oponente y más alto sea el nivel de esta habilidad, mayor será el daño causado ANTES de que las unidades oponentes con marcas de Arder actúen. 

Hay algunas cosas que no se mencionan en la descripción y que creo que es importante destacar: 

  1. A diferencia de la Serenata Mortal de Orfeo que causa daño DESPUÉS de que una unidad oponente ha tomado una acción, el efecto de Arder de Lune causa daño ANTES de que la unidad oponente tome una acción.
  2. El ataque básico añade una acumulación extra de Arder a una unidad oponente que ya haya tomado alguna acción, pero si ninguna unidad oponente ha actuado antes de Lune entonces NO se agrega ninguna acumulación extra y ésta se desperdicia. 
  3. Si Lune ataca una unidad que ya actuó, esta misma unidad no puede recibir la acumulación extra de Arder. Si no hay otras unidades que hayan actuado antes, la acumulación extra se desperdicia y la unidad atacada solo recibe la acumulación por el ataque directo. 
  4. Las acumulaciones extra de Arder se asignan al azar entre las unidades que ya han actuado. 
  5. Las acumulaciones extra pueden aplicarse sobre la misma unidad ya sea por azar o por que no haya otras unidades para recibir la acumulación. Por ejemplo, si Lune tiene un doble turno y antes de él solo ha actuado una unidad oponente, si sus dos ataques son a una unidad que no ha actuado aún, las dos acumulaciones extra se aplicarán a la unidad oponente que ya tuvo su turno.

No hay mucho más que decir sobre esta habilidad, pero la siguiente es bastante interesante.

Su segunda habilidad tiene dos diferentes facetas, y su uso cambia bastante dependiendo de si Lune se encuentra en su fase “angelical” o “demoníaca”. Al inicio de la batalla y mientras no active su lado “demoníaco”, la habilidad lleva el nombre de REENCARNACIÓN. Al activarse su lado oscuro cambia de nombre a LÁTIGO DE FUEGO, con características muy diferentes. 

REENCARNACIÓN/LÁTIGO DE FUEGO

REENCARNACIÓN – COSTO: 1 PUNTO DE ENERGÍA

Una habilidad activa que disipa los potenciadores en los enemigos o quita los efectos de control en los aliados.

Un hombre sin defectos es enviado a los Campos Elíseos y un pecador es enviado al infierno.

Si el objetivo es un enemigo, entonces disipa los potenciadores del objetivo y le agrega una acumulación de arder al objetivo y a un enemigo que ya ha realizado una acción.

Si el objetivo es un aliado, los efectos de control fuertes (Aturdir, Restringir, Pesadilla, Congelamiento, Hielo negro, Sueño y Petrificación) serán quitados durante la reencarnación con los siguientes potenciadores:

  1. Crea inmunidad a Espacio dimensional
  2. Agrega arder al atacar
  3. Aumenta el nivel de CRÍT F. básico en X% y el multiplicador de DÑO C. en Y% (se puede disipar)

Disipar: la eliminación de los potenciadores de los enemigos.

Nivel 1: X=5% Y=10%

Nivel 2: X=7% Y=15%

Nivel 3: X=9% Y=20%

Nivel 4: X=12% Y=25%

Nivel 5: X=15% Y=30%

Esta es, sin lugar a dudas, la habilidad clave de Lune, no solo por su dualidad de funciones, sino porque el uso de esta habilidad puede hacer la diferencia entre que una estrategia funcione o resulte desastrosa. 

Durante su faceta inicial, Lune puede usar Reencarnación ya sea en aliados o en oponentes con diferentes efectos. 

A principio de cuentas y dada su capacidad de remover los efectos de control mencionados en la descripción, podría parecer que el objetivo principal de Lune es combatir alineaciones de control, sin embargo, su capacidad de permitir que un aliado inflija acumulaciones de Arder cuando ataca hace que Lune pueda ser reclutado para combatir alineaciones que no dependan del control, con la posibilidad de causar daño considerable a toda la alineación. Una manera de hacerlo es alineando a Lune con una unidad que tenga ataque de área (como Saga de Géminis con su Explosión Galáctica, Odiseo con su ataque básico o Aioria de Leo con su Plasma Relámpago), semi área (como Milo de Escorpión con su armadura renacida, Afrodita de Piscis (aunque múltiples ataques a una misma unidad oponente solo cuentan como uno para fines de infligir la acumulación de Arder) o Dohko de Libra con sus Cien Dragones) o con unidades que causan daño continuo (Como Hypnos o Ikki de Fénix de Armadura Divina (Quién también tiene ataque de área con su Vuelo del Ave Fénix Definitivo), que infligen acumulaciones de Arder cada vez que los oponentes reciben daño para así acumular Arder rápidamente. Es importante mencionar que aunque los personajes capaces de invocar unidades (Como Isaak de Kraken, Eo de Escila o Máscara de Muerte de Cáncer) pueden infligir acumulaciones de Arder si se usa Reencarnación en ellos, las unidades invocadas (por ejemplo, los tentáculos de Isaak de Kraken, Escila de Eo de Escila o los espectros de Máscara de Muerte de Cáncer) NO heredan la capacidad de infligir acumulaciones de Arder

Además de poder infligir acumulaciones de Arder, los aliados sobre los que se aplique Reencarnación se vuelven inmunes al Espacio Dimensional del Gran Patriarca (útil solamente si el Gran Patriarca está en la alineación oponente y activa Otra Dimensión) y ganan un aumento en su nivel de CRÍT F. y su multiplicador de DÑO C., aunque éstos se pueden disipar.

Algo MUY importante de recordar es que una vez que se activa la faceta “demoníaca” de Lune ya no podremos contar con estos beneficios, por lo que debemos planear muy bien en qué momento hacemos el cambio de faceta (Esto se hace con la habilidad de LLAMAS DE BALROG, que veremos más adelante). Contra una alineación de control es probable que queramos mantener a Lune en su estado inicial para eliminar estados de control de otras unidades, mientras que contra alineaciones no dependientes del control necesitemos balancear el uso de sus habilidades “angelicales” con sus habilidades “demoníacas” para un mejor desempeño.

Ahora que ya hemos visto la aplicación de su segunda habilidad durante su estado inicial, veamos cómo cambia esta habilidad durante su faceta “demoníaca”: 

LÁTIGO DE FUEGO – COSTO: 1 PUNTO DE ENERGÍA

Le da X acumulación de Arder a un objetivo e inflige daño equivalente a Y% + Z% por acumulación de Arder a todos los enemigos combinados. Renueva todas las acumulaciones de arder de los enemigos e inflige daño al instante una vez.

Nivel 1: X=1 Y=150% Z=15%

Nivel 2: X=1 Y=160% Z=20%

Nivel 3: X=2 Y=170% Z=25%

Nivel 4: X=2 Y=180% Z=30%

Nivel 5: X=3 Y=200% Z=30%

Esta habilidad solamente se puede utilizar contra las unidades oponentes y, una vez activada, Lune se enfoca a causar daño. Cuando se ataca con Látigo de fuego, el objetivo del ataque recibe dos daños, uno directo y otro de Arder, mientras que todas las unidades restantes con acumulación de Arder reciben el daño de Arder de acuerdo al número de acumulaciones que tengan (Aplicable también al objetivo principal). Recordemos que la cantidad de daño de Arder depende del nivel de la primera habilidad, ¡Por eso es importante subirla de nivel!.

Anteriormente mencionamos que una buena estrategia era alinear a Lune con una unidad capaz de causar daño de área. Si durante el turno de Lune usamos Reencarnación en esta unidad, al momento de que ésta causa daño de área todas las unidades oponentes ganarán una acumulación de Arder, con lo que aseguramos que Lune le causará daño a toda la alineación oponente la próxima vez que utilicemos Látigo de Fuego. Es importante recordar que la duración de una acumulación es de dos rondas de acción, por lo que las unidades con movimientos adicionales pueden remover sus acumulaciones antes de que llegue el turno de Lune, con lo cual pueden evitar sufrir el daño de Arder de Látigo de Fuego si no son los objetivos principales. 

También debemos tener mucho cuidado al usar Látigo de Fuego ya que podemos “desperdiciar” daño valioso que puede hacer la diferencia entre ganar o perder una batalla.

Cuando atacamos a una unidad oponente con Látigo de fuego, primero se calcula el daño directo y después se calcula el daño de Arder.

El cálculo del daño directo no es precisamente transparente, ya que consta de un cierto porcentaje base más un cierto porcentaje variable, dependiendo del nivel de la habilidad y del número de acumulaciones de Arder totales en la alineación oponente.

Veamos un ejemplo para entenderlo mejor: 

Suponiendo que tenemos la habilidad de Látigo de Fuego a nivel 5, el daño directo sería igual a 200% + 30% por acumulación de Arder en toda la alineación oponente. 

Pongamos en nuestra alineación de ejemplo a Lune y a Aioria

Durante la primera ronda Lune usa Reencarnación sobre Aioria y que éste a su vez utiliza Plasma Relámpago, por lo tanto, las 6 unidades oponentes reciben una acumulacion de Arder cada una.

En la segunda ronda, Lune activa su faceta “demoníaca” y ataca a una unidad oponente con Látigo de Fuego. Suponiendo que el 100% de daño a ese enemigo fuera de 5,875 puntos, hagamos el cálculo del daño que causaría Látigo de Fuego:

Al atacar, la unidad objetivo recibe 3 acumulaciones de Arder ya que la habilidad está a nivel 5, por lo tanto el daño directo sería de 200% + 15% x 9 (ya que cada unidad tiene una acumulación de Arder antes del ataque, pero al momento de atacar, la unidad objetivo gana 3 acumulaciones más) que sería un 135% (15% x 9 = 135%). El 200% serían 11,750 puntos (5,875 x 2 = 11,750 puntos) mientras que el 135% serían 7,931 puntos (5,875 x 1.35 = 7,931.25 o 7,931 puntos redondeando) para un daño directo de 11,750 + 7,931 = 19,681 puntos. Ahora calculemos el daño de Arder. 

Suponiendo que tenemos la habilidad de Veredicto Final a nivel 5, el daño de Arder sería de 110% por acumulación. Este cálculo se hace individualmente para cada unidad que tenga acumulaciones de Arder, en el caso de la unidad objetivo, al momento de hacer el cálculo, cuenta con 4 acumulaciones, por lo que el daño de Arder sería de 440% (110% x 4 = 440%) para un daño de 5,875 x 4.40 = 25,850 puntos. En total, la unidad recibe un daño de 19,681 + 25,850 = 45,531 puntos. Adicional a eso, el resto de las unidades oponentes reciben un daño de 110% por acumulación de Arder. ¡Nada mal para haber invertido solamente un punto de energía!

Ahora bien, debemos tener cuidado con el siguiente ataque. Supongamos que en el resto de la ronda Aioros vuelve a usar Plasma Relámpago y agrega una acumulación más de Arder a la alineación oponente. Para cuando llegue nuevamente el turno de Lune en la tercera ronda, la unidad objetivo del Látigo de Fuego en la ronda anterior contará con 5 acumulaciones de Arder, y a menos que haya tenido curaciones, probablemente sus PS se encuentren bajos, quizá muy bajos. En este caso, atacar nuevamente a la misma unidad con Látigo de Fuego puede no ser la mejor idea, ya que es muy probable que el daño colateral por tener 5 acumulaciones de Arder sea suficiente para acabar con ella, y si la atacamos nuevamente con Látigo de Fuego es posible que desperdiciemos no solo el daño directo, sino también las 3 acumulaciones de Arder, ya que el máximo número de acumulaciones posible es de 5 y ya las tiene. En lugar de eso, es mejor usar Látigo de Fuego en otra unidad (que en ese momento tendría 2 acumulaciones y al recibir el ataque de Látigo de Fuego recibiría otras 3 para llegar al máximo de 5) para hacerle un daño importante y dejar que la unidad que atacamos antes muera con el daño de Arder.

Para poder causar un buen daño es importante subir de nivel esta habilidad, si es posible, a nivel 5, pero no hay que olvidar que el daño adicional que inflige (daño de Arder) está directamente relacionado con el nivel de la primera habilidad.

Hemos mencionado mucho el cambio de facetas de Lune, pero aún no hemos visto cómo se hace. Es momento de analizar su siguiente habilidad para averiguarlo:

LLAMAS DE BALROG/FORMA DE SAPURI

LLAMAS DE BALROG – COSTO: 0 PUNTOS DE ENERGÍA

Una habilidad activa que revela su verdadero ser y cambia Reencarnación por Látigo de Fuego. Agrega efectos de arder en los enemigos y renueva el tiempo de recarga en los efectos y daño de arder.

El Balrog se revela y obtiene un movimiento adicional.

Luego de la transformación, Lune obtiene un escudo igual al X% de sus PS máx.

Luego de la transformación, los enemigos que estén bajo el efecto de Reencarnación tienen un Y% de probabilidad de obtener una acumulación de arder.

Nivel 1: X=30% Y=40% 

Nivel 2: X=35% Y=50% 

Nivel 3: X=40% Y=60% 

Nivel 4: X=50% Y=80% 

Nivel 5: X=70% Y=100% 

Esta habilidad no tiene mucha ciencia, al usarla nos permite liberar el lado “demoníaco” de Lune y tiene una posibilidad de aumentar el número de acumulaciones de Arder en las unidades oponentes. Al momento de usarla se le otorga un escudo protector a Lune así como un movimiento adicional (Básicamente para poder realizar su primer ataque en faceta “demoníaca”), al mismo tiempo que intercambia la habilidad de Reencarnación por la de Látigo de Fuego. El escudo corresponde a un porcentaje de los PS máximos de Lune, llegando a alcanzar el 70% de sus PS máximos a nivel 5, por lo que nuevamente, subir esta habilidad de nivel es una buena idea, especialmente si queremos enfocarnos en la defensa.

La descripción de Llamas de Balrog habla sobre algo llamado el efecto de Reencarnación, pero como de costumbre, no explica claramente qué es esto. Así es cómo funciona este efecto:

Cuando se usa Reencarnación en una unidad oponente, una marca de fuego aparece a sus pies (visualmente parece un pozo de lava o algo así). Esta marca es la que hace que se pueda activar el efecto de Reencarnación y no puede ser purificada. Cuando Lune se encuentra en su estado “angelical” esta marca no hace nada, pero en cuanto se libera su estado “demoníaco” se pone en marcha el efecto de Reencarnación, que tiene un cierto porcentaje (hasta 80% si las Llamas de Balrog se encuentran a nivel 5) de que la unidad oponente con esta marca reciba una acumulación de Arder DESPUÉS de tomar una acción. De esta forma, las unidades oponentes pueden recibir acumulaciones de Arder sin ser atacadas.

FORMA DE SAPURI – PASIVA

Una vez que hemos activado la faceta “demoníaca” de Lune, Llamas de Balrog se convierte en la habilidad pasiva Forma de Sapuri, que simplemente mantiene la faceta “demoníaca” de Lune así como habilitar el efecto de Reencarnación. En el juego esta habilidad tiene la misma descripción que Llamas de Balrog

No está de más recordar una vez más que una vez activada la faceta “demoníaca” de Lune, no se puede volver atrás. Activarla demasiado pronto o demasiado tarde puede ser un factor decisivo para ganar o perder una batalla.

Finalmente, tenemos la última habilidad de Lune:

NECRONOMICON – PASIVA

Pasiva que hace que Lune sea inmune a algunos efectos de control y agrega un efecto de arder a los enemigos que lancen habilidades de control o que maten aliados .

Libro que registra la vida y la muerte de cada una de las personas que serán recompensadas o castigadas consecuentemente en base a lo que haya hecho. Le otorga a Lune inmunidad ante los efectos de control (a excepción de Exilio y Restricción). Los enemigos tienen X% de probabilidad de obtener Y acumulación de arder cuando lanzan un efecto de control (hasta 3 acumulaciones por un lanzamiento). Cuando un enemigo mata a un aliado, el enemigo obtiene Y acumulaciónes de arder.

Nivel 1: X = 50% Y = 1

Nivel 2: X = 70% Y = 1

Nivel 3: X = 70% Y = 2

Nivel 4: X = 100% Y = 2

Nivel 5: X = 100% Y = 3

Inmunidad de control: los efectos de control (Excepto Restringir y Exilio) no funcionan en los objetivos que son inmunes.

Esta habilidad le concede a Lune inmunidad a los efectos fuertes de control con las excepciones mencionadas, así como la habilidad de infligir acumulaciones de Arder a las unidades oponentes que utilicen habilidades de control o maten aliados.

Puesto que la inmunidad a estados de control está garantizada a cualquier nivel y las acumulaciones de Arder se pueden conseguir relativamente fácil (usando una estrategia adecuada), esta no es una habilidad que sea prioritaria subir de nivel. 

Antes de terminar con esta guía, algunos recordatorios y sugerencias:

  • Puesto que el daño de Arder se ejecuta ANTES de la acción de las unidades oponentes marcadas, el cosmos legendario de Sierpe con Cuernos no es una buena opción para Lune.
  • Como el daño de Lune es cósmico, una buena opción de cosmos legendario para él puede ser Elfo de Viento
  • Si bien es importante, el tema de velocidad para Lune es relativo. Ser la unidad más rápida puede evitar que se asignen acumulaciones de Arder a objetivos que ya han tomado acción.
  • La inmunidad a efectos de control fuertes de Lune lo hace una buena opción contra alineaciones de control, sin embargo se puede alinear con muchas unidades para sacar ventaja de sus capacidades de infligir acumulaciones de Arder y  compartir esta capacidad con sus aliados, sobre todo aquellos que tienen ataque de área para rápidamente causar daño a todas las unidades oponentes.
  • Junto con Orfeo se puede causar daño antes y después de la acción de cada una de las unidades oponentes. Si a esto se le agrega una unidad con daño de área, rápidamente se puede tener un buen número de acumulaciones de Arder para hacer del Látigo de Fuego una herramienta de daño decente y económica, ya que solo cuesta un punto de energía.
  • Luna puede beneficiar mucho a Lune con su doble turno, al principio para asignar a dos aliados para inducir acumulaciones de Arder y posteriormente para causar daño con Látigo de Fuego.
  • Las acumulaciones de Arder pueden ser purificadas por habilidades como las de Saori Kido o Arayashiki Shaka, pero el efecto de Reencarnación y la inmunidad a la Otra Dimensión del Gran Patriarca se mantienen.
  • Es importante tener en mente el efecto del daño de Arder. Como esto causa daño antes de que las unidades oponentes marcadas actúen, es posible que mueran solas antes de atacar. Planificar correctamente los ataques no solo de Lune, sino de las demás unidades aliadas es clave para causar daño a las unidades correctas, ya que atacar a una unidad que morirá sola antes de atacar víctima del daño de Arder es desperdiciar daño que podríamos aplicar a otras unidades para acabar más pronto con ellas. Lo mismo aplica al usar el Látigo de Fuego.
  • Lune causa más daño mientras más acumulaciones de Arder haya en la alineación oponente, por lo que a medida que el número de unidades oponentes va disminuyendo también el daño que puede hacer Lune disminuye. Es importante considerar esto para tratar de aprovechar el daño que Lune es capaz de infligir lo más pronto posible en las batallas y no dejarlo para la parte final.

Como siempre, esta información está pensada en darnos la información suficiente para que nosotros podamos hacer nuestras propias estrategias, y no como instrucciones sobre cómo utilizar a Lune. Si tienes alguna otra estrategia que te funcione, no olvides compartirla, así nos enriquecemos todos. ¡Saludos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: